Revolución agrícola

«Hasta la industrialización, más del 80% de la población vivía en la campaña y (directa o indirectamente) de la tierra... Los paisanos y los artesanos ejercían su profesión en el cuadro familiar, que los servidores domésticos, aprendices y compañeros aumentaban. Esta asociación familiar constituía una comunidad de producción y de consumo a la vez. El acento era, entonces, colocado en la necesidad de autoabastecerse o en los ingresos distribuidos de acuerdo al rango social. El esfuerzo moderno hacia la ganancia y la producción para el mercado no eran conocidos en esta época. Los medios de producción (talleres, útiles, muebles, animales de tiro) eran igualmente bienes familiares. Las técnicas del artesanado y los métodos de trabajo agrícola estaban regulados por la tradición y, en un milenio, se producían pocas modificaciones.

Aunque haya existido siempre un comercio mundial, la agricultura ha permanecido, en lo esencial, en una economía cerrada. Ella proveía de alimento, de habitación y de vestido (a veMientras en los demás países la revolución agrícola es un hecho más del siglo XIX, la Inglaterra del siglo XVI era la más avanzada de Europa desde el punto de vista agrícola. En el siglo XVII, la revolución burguesa eliminó las últimas trabas al desarrollo del sector agropecuario, adelantándose así al enclosure de tierras que se había cumplido para el 1700, cuando recién en el resto de Europa se da en forma constante a partir del siglo XVIII.

Hasta el momento, la agricultura se caracterizaba por un sistema de rotación cada tres años, con predominio de cultivo cerealero y bajo rendimiento por unidad de superficie, mientras que la ganadería estaba poco desarrollada y se utilizaban técnicas primitivas.

El proceso de revolución agrícola no se basa en las innovaciones de los instrumentos de labranza sino en lo que respecta a los cambios en el sistema de cultivos. Este proceso está ligado a la concentración de la propiedad en pocas manos, donde era más fácil para un solo señor, o unos pocos caballeros/controlar un área determinada para introducir nuevos métodos de explotación de tierras.

Una opinión favorable a los cercámientos en Inglaterra (1731):

«Visto que, luego de una larga experiencia, se constata que las tierras comunes o prados abiertos, en todos lados donde continúa pr&cticándose o tolerándolos, perjudican al bien público y que cada uno puede proceder a su gusto en una honesta mejora consagrando sus cuidados y su fortuna; y visto que las objeciones corrientemente esgrimidas contra los cercámientos... están fundadas en errores, como si los cercámientos contribuyesen a perjudicar a los pobres y a arruinarlos, mientras que es claro que (una vez que se ha resuelto practicar el cercamiento) los pobres serán empleados durante largos años en plantar y conservar los setos y que encontrarán enseguida un honorable medio de vida en el trabajo de la tierra y del ganado... y visto todos los inconvenientes y perjuicios que derivan del mantenimiento de las tierras comunes o prados abiertos que descorazonan a los propietarios de buena gestión agrícola: los pobres aprovechan los prados comunes para merodear y robar, el trigo se ofrece a merced del ga-nado-que sale de los campos abiertos para errar por los caminos vecinos, los arrendatarios como los propietarios... están obligados a sembrar y recoger exactamente en el momento querido, o sufrir las pérdidas e inconvenientes que resultan necesariamente de la indolencia de aquellos que siembran fuera de estación...».

Una opinión favorable a las grandes extensiones (Arthur Young, agrónomo, 1741-1820):

«A menos de practicar una rotación de cultivos juiciosa, nadie en Norfolk hará fortuna en la agricultura. Él sistema adoptado por la mayor parte de los agricultores del Norfolk es el siguiente: 1) cultivo de nabos, 2) cebada, 3) trébol, 4) trigo.

El lector comprenderá inmediatamente... que pequeños arrendatarios no podrán jamás efectuar mejoras a la escala de estas de Norfolk. El cercamiento, el abono y el cuidado de un rebaño de cárneos suficientemente importante para permitir el pastoreo pertenecen entera y exclusivamente a los grandes propietarios. No se puede olvidar que la mejor gestión agrícola en Norfolk es la de los grandes propietarios... Las grandes explotaciones han sido el alma de la agricultura del Norfolk; dividid los grandes dominios en pequeñas tenencias y no encontraréis más que mendigos y malas hierbas a través de toda la región».

Desde el punto de vista del cultivo, se mejora la rotación utilizada hasta entonces, en la que se dividía la tierra en tres partes destinando dos partes para cultivar y dejando una tercera parte en descanso o barbecho, lo cuál permitía la rotación del cultivo y del descanso para la siguiente cosecha. La revolución agrícola tiene su llave en el conocimiento de qué hay plantas que no empobrecen la tierra sino que la hacen más apta para los cultivos elementales. En donde se ha cultivado alfalfa o nabos, la tierra queda mucho más rica que antes para el cultivo de cereales. El resultado práctico inmediato fue la advertencia de que no se necesitaba el barbecho si se utilizaba una cuádruple rotación entre los cultivos adecuados, por lo cual se aumentaba automáticamente la producción en un 50%.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada